Por el fin de las carreras de galgos

 

Se aprobó en el Senado de la Nación la Ley de Prohibición de Carreras de Perros en la República Argentina, obteniendo de ese modo MEDIA SANCIÓN, el día Miércoles 29 de Julio de 2015.- ((Link: Parlamentario)) 

Proyecto de Ley, Senadora Magdalena Odarda

► Nuevamente necesitamos de la ayuda de todos ustedes para solicitar el voto positivo de la Ley, firmando la siguiente petición dirigida a los Diputados Nacionales que integran la Comisión de Legislación Penal y la Comisión de Justicia.

► Por este motivo la petición fue modificada, ya que en un principio habíamos realizado el petitorio dirigido a la Gobernación de Córdoba, hace 1 año y medio atrás, pero ahora las acciones cambiaron, y de APROBARSE la LEY NACIONAL de PROHIBICIÓN de CARRERAS de GALGOS no seria necesaria una Ley Provincial porque en La ley Nacional quedaría tipificado el delito dentro del Código Penal, y de incurrir su cumplimiento, las sanciones tendrían incidencia sobre todo el territorio de la República Argentina. De allí la importancia de que se apruebe dicha ley.

► Pedimos este ultimo esfuerzo para lograrlo, firmando y difundiendo esta petición, donde todos estamos de acuerdo en la lucha contra la atrocidad y explotación que implican las carreras en Argentina.

Hay miles de galgos en Argentina que son o fueron explotados. Estos dóciles perros nacen con una virtud -la velocidad- que termina siendo su mayor condena en manos de hombres inescrupulosos. Los galgos son drogados para cada carrera, sin importar las consecuencias fatales que ello conlleva. En su vida de explotación sufren todo tipo de carencias y reciben los peores abusos: viven hacinados en jaulas diminutas, son atados para realizar montas forzadas por la cría indiscriminada de la raza, son privados de sus necesidades afectivas, los transportan en baúles o cajas, etc. En sus “entrenamientos” reciben estimulación eléctrica, castigos con látigos, entrenamientos sádicos, perversos y sin descanso.-

Su “vida útil” es de poco menos de 3 años. Después de un tiempo de competir quedan completamente destrozados. “Si un perro no gana, se lo descarta” por eso la mayoría son abandonados o sacrificados, porque para sus explotadores, los galgueros, les generan un gasto innecesario. Cuando algunos de ellos son rescatados los encontramos en las peores condiciones: desnutridos, quebrados, mutilados, golpeados y hasta tirados en zanjas agonizando. Pero no todos tiene la suerte de ser salvados a tiempo.

Detrás de las carreras de galgos hay todo tipo de negocios ilegales: Cuanto mayor es el negocio, mayor también la crueldad, y menor el respeto hacia la vida animal, por eso llego el momento de dar batalla a esta industria cruel. Pedimos tu apoyo para terminar con la explotación y la crueldad contra los galgos. No pararemos hasta que el último galgo este a salvo en nuestro país. Vos podes ser el puente hacia esa salvación.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬
◘ FB: Proyecto Galgo Argentina
◘ TW: @proyectogalgoar
▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

Clickeando la imágen o el siguiente link se puede firmar, por favor, difundan así llegamos a juntar las firmas necesarias para terminar definitivamente con esta tortura en la Argentina. Seamos un país civilizado, comencemos a demostrar que queremos realmente cambiar.

BASTA DE CARRERAS DE GALGOS EN LA ARGENTINA

 

Galgos: El estigma de una raza maltratada

 

Galgos: El estigma de una raza maltratada por una minoría

El estigma de una raza maltratada por una minoría

Penny no llegaba al año y en ese tiempo ya había sufrido más que la mayoría de los perros en toda su vida. Era una galga con un pasado desconocido y un futuro incierto hasta que una asociación animalista la recogió y la llevó desde Sevilla a Barcelona. Cuando paseaba por la calle era frecuente que se fuera dando golpes con las paredes de los edificios o los postes de las aceras. Sus cuidadores decidieron averiguar qué producía tal comportamiento y el veterinario fue claro en los motivos: la perra tenía perdigones en los ojos. Y más de setenta fragmentos que se repartían entre su pecho, cuello y cabeza, según mostraron las radiografías. Al parecer, alguna de las jornadas de caza en tierras andaluzas en las que participó la galga debió de terminar con un disparo que casi acaba con el animal.

Ahora vive como un perro normal, alejado de las armas y de los cartuchos. «No dirías que está llena de perdigones, pero le tocas la cabeza o el cuello y los notas», afirma Alicia Burton, una pontevedresa asentada en Barcelona que desde hace medio año acoge a Penny en su casa. «Como el ojo derecho le dolía mucho, la operaron y se lo quitaron. Y también debido a los perdigones, en el izquierdo tiene una catarata de la que la tienen que operar para que no se quede ciega. Al menos, el veterinario me dijo que las concentraciones de plomo en el cuerpo de Penny son pequeñas y que no son un riesgo. Además, cuando me la trajeron tenía un poco de ansiedad por la separación y terminaba orinándose, pero ya ha perdido el miedo, es bastante sociable y come como una lima», relata la dueña.

La situación del can ha terminado dignificándose, pero ello no borra el pasado que vivió: «Cuando la conoces, piensas cómo una persona pudo hacerle tal cosa. Es muy inhumano y

Penny es un animal que antes de hacerte daño se deja matar», comenta Alicia.

Penny tuvo la suerte de que Anna Clements la encontrara. Esta británica fundó en Esplugues (Barcelona), junto a su marido Albert Sordé, la organización SOS Galgos hace ya quince años. Ante el abundante número de ejemplares de este tipo de canes que eran utilizados y abandonados, decidieron dedicar parte de su tiempo y de sus recursos a cambiar esta realidad. «El galgo es un animal adiestrado por el hombre hace 5.000 años. Y aunque el problema actual se deba a una minoría de la población, en la Edad Media los galgos estaban mejor cuidados que ahora. Particularmente, ayudar a estos animales es una especie de recompensa personal», explica la amante de los galgos.

La historia de su organización nació con el cierre del canódromo de Barcelona en 1999, lo que dejó a más de 700 galgos irlandeses en una situación de desamparo. «Estos perros también tenían muy mala vida. Había muchas negligencias, recibían poca atención veterinaria y se aplicaba un control cero en el tema del dopaje. Aquellos animales pasaban frío en invierno y calor en verano», recuerda la directora de SOS Galgos. A partir de entonces, la lluvia de llamadas que avisan de galgos abandonados en carreteras o pozos son una constante, y las casas de acogida se quedan pequeñas ante tal número de peticiones. «Hemos dado en adopción más de 2.500 galgos, pero no es nada en comparación con la cifra de abandonos durante estos años», reconoce Clements. Pero ahora el principal riesgo no son las carreras, sino la caza. Sin embargo, el problema no se soluciona con una intervención a posteriori, hay que atajarlo en su origen. Por ello, su labor, como la de tantas otras ONG españolas que velan por mejorar la protección de una raza especialmente lacrada, también se orienta a cambiar la mentalidad social y la legislación. Porque España es el único país europeo que permite la caza con galgos. Y en algunas regiones este hecho da lugar a un entrenamiento consistente en atar estos animales a la parte trasera de un coche para que aumenten su velocidad, lo que termina provocándoles lesiones y quemaduras.

Mientras, la ley de caza de Castilla-La Mancha permite disparar a los perros y gatos que se encuentren dentro de un coto.

«El Gobierno debe poner medidas para que se sepa quién maltrata y abandona a su galgo obligando a implantar los chips identificativos», reclama la animalista como una de las medidas más urgentes. Hace dos años, SOS Galgos y demás ONG presentaron una serie de propuestas ante el Congreso, pero éstas quedaron «en el limbo». En su próxima acción tienen puestas mayores esperanzas: llevarán a la ONU y al Congreso una recogida de firmas iniciada por SPCA International, la cual cuenta por el momento con más de 69.000 apoyos, en defensa de los galgos. Y así, como apunta Clements, conseguir que la cita de Gandhi que sentencia que «un país se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales» no sea olvidada.

Fuente:  El estigma de una raza maltratada por una minoría  http://www.larazon.es/el-estigma-de-una-raza-maltratada-por-una-minoria-BC9985892#Ttt1L3ljjVlZiDa5

Adoptá un Galgo en Argentina

 

Hoy, me encontré con esta página en face y la web, seguramente hace mucho que están, pero yo la he descubierto hoy y quisiera que quienes visiten esta web y mis otras webs, pudieran compartir toda esta información, difundir, y hacer lo que cada uno pueda, desde ayer, estoy sumamente conmovida con lo que está sucediendo y sucede evidentemente desde hace muchísimo tiempo con los Galgos y esta gente hace lo posible e imposible por ayudarlos, merecen todo el apoyo y respeto de quienes amamos a los animales pues realmente es inmensa la ayuda que les brindan, por favor visiten las páginas, compartan, difundan, hagan lo que puedan por estos bellos perros tan vapuleados, maltratados, y vejados, a ver si entre todos podemos lograr que tengan una vida familiar, y sean perros de compañía y no sean más utilizados y luego abandonados.

 

 

GALGOS1544337_10153708026160224_875543489_n

defensadelgalgo1

Gracias por estar y por di

fundir también:

 

Leer más: http://www.adoptaungalgoenargentina.com/rss/

defiende a los animales, no permitas que se los maltrate, ellos son nuestros hermanos, ten piedad y compasión porque son seres indefensos ante el ser humano.Ellos sienten como los humanos.

Las carreras de galgos

 

Las carreras de galgos

En Estados Unidos, las carreras de galgos mueven millones de dólares al año.
In Defense of Animals
carreras de galgos

Las carreras de galgos

El negocio de las carreras de galgos crí­a alrededor de 50.000 cachorros cada año. De estos animales, 15.000 se convertirán en corredores, el resto se utilizará como “stock” reproductivo, o simplemente se eliminará. Esta industria suele además, vender animales “no aptos para competir” a laboratorios, por lo que la crí­a de perros de carrera no sólo se convierte en una pieza fundamental del negocio de las apuestas, sino también en una fuente de animales para las crueles prácticas de vivisección.

Los animales destinados a competir, no sufren mucho menos que los demás. Varios cientos de conejos y otros animales pequeños mueren durante el entrenamiento de estos perros. Los entrenadores utilizan estos animales pequeños como carnada, para hacerlos correr y simular carreras. A los perros se les permite atrapar y destrozar a los animales utilizados como carnada.

Los perros que no son propensos a matar las carnadas, son encerrados en pequeñas jaulas en compañí­a de conejos. Los entrenadores entonces, privan a los animales de comida, haciéndolos que el hambre los lleve a comer a los conejos. De esta forma, los entrenadores van modificando el carácter no agresivo de muchos animales.
Algunos estados han establecido controles en el uso de animales vivos para el entrenamiento de perros de carrera.

Los entrenadores de estos estados, utilizan entonces, métodos más “humanos” como dispositivos electrónicos que llaman la atención de l

os animales, y disparan la persecución. Sin embargo, muchos entrenadores se las ingenian para evitar estas leyes anti-crueldad. Transportan los perros fuera de estos estados, para entrenarlos con carnada viva, y luego regresan a competir o seguir con el tipo de entrenamiento permitido.
En muchos casos, los perros de carrera viven en pequeñas jaulas la mayor parte del tiempo. Sólo se les permite salir para hacer sus necesidades, entrenar o competir en carreras.

¿Qué se puede hacer?

  • No concurra a este tipo de carreras.
  • Escriba cartas a los representantes de los estados donde existe este deporte.
  • Ayude a difundir la información acerca de la crueldad detrás de las carreras de galgos.

Fuente: In Defense of Animals
Traducido por Facundo Moyano – http://www.uva.org.ar/carre.htm

 

defiende a los animales, no permitas que se los maltrate, ellos son nuestros hermanos, ten piedad y compasión porque son seres indefensos ante el ser humano.Ellos sienten como los humanos.