Broken, la gata maltratada

 

Broken, la gata maltratada

BROKEN, LA GATA MALTRATADA POR UNOS NIÑOS CUYA HISTORIA HA REVOLUCIONADO LAS REDES SOCIALES

Broken, la gata maltratada

Con apenas dos meses, esta gatita ya ha sufrido demasiado. Broken y sus hermanos formaron parte de la cruel diversión de unos niños que les usaron como balón para jugar. Broken, la única superviviente al macrabo recreo de este grupo de pequeños psicópatas, tuvo que ser intervenida de urgencia de una abdominoplastia y una rotura de fémur.

 Madrid, a 12 de junio de 2015. Un día cualquiera, en un parque cualquiera, de una ciudad cualquiera, pero no de un país cualquiera, sino de España, un grupo de niños se disponen a disfrutar una tarde de junio. Ese mismo día, en ese mismo parque, en esa misma ciudad de España, una camada de gatos se dispone a jugar, a corretear, a olisquear… Ambos grupos, no tan diferentes entre ellos, coinciden en espacio y tiempo. Lo esperable, lo natural, sería que el grupo de niños humanos demostraran cierta empatía por este grupo de cachorros de gatos, que los observaran, los acariciaran… La biofilia es un sentido innato que las especies inteligentes tenemos, un sentido que nos conexiona con la naturaleza y con otras formas de vida.

Pero cuando lo que sucede es que ese grupo de humanos decide usarles como balón en su “campo de juego de los horrores” y ser capaces de dar patadas hasta la muerte a unos indefensos seres vivos ¿qué está sucediendo? Una mujer llegó a tiempo de salvar a Broken, pero el resto de sus hermanos yacían muertos. Broken fue derivada al Centro Veterinario Mascotero de Rivas, donde tuvo que ser intervenida de urgencias. Lo que en un principio parecía una simple hernia resultó ser una rotura completa de su pared abdominal. Según Carlos Rodríguez, el veterinario que la ha intervenido y Presidente de Mascoteros Solidarios, en sus 30 años de profesión y cientos de cirugías a sus espaldas nunca había visto una rotura completa de la pared abdominal. Además Broken tenía una fractura de fémur.broken3

Ante tal atrocidad, Carlos Rodríguez, como realiza con otros casos, decide realizar un vídeopara dar a conocer su historia y publicarlo en su página de Facebook y su cuenta de Twitter. Es entonces cuando caso de Broken irrumpe en la vida de la gente y en las redes sociales. En 24 horas había superado las 7.700.000 personas alcanzadas, 2.600.000 reproducciones, los casi 120.000 compartidos, casi 63.000 “me gusta” y casi 10.000 comentarios. En estos momentos supera los 3.617.000 de reproducciones, ha sido compartido 148.035 veces y tiene 11.404 comentarios. Estos datos, sólo comparables con los vídeos más virales de Facebook, no se corresponden a un vídeo de Rihanna ni tampoco al de un niño que muerde el dedo a otro, sino al de un animal maltratado.

Beatriz Ramos, de Mascoteros Solidarios, ha querido contarnos su opinión sobre lo ocurrido: “Es contradictorio encontrarte con situaciones como las de Broken. Las acciones de la gente joven es el espejo de lo que nos espera en el futuro, y mientras te encuentras con niños con una carencia total de empatía hacia otros seres vivos, por otro lado te Topas con Amanda, una niña de 9 años capaz de reflejar en un vídeo una sensibilidad y respeto absolutos hacia los animales. Te deja un sabor agridulce, por un lado una actuación de una extrema maldad y por otro lado la movilización de tantísimas buenas personas en contra de ella.

Los que trabajamos en la protección animal, sabemos de casos tan brutales como el de Broken a diario. No hay tanta diferencia con otros casos de maltrato, tampoco sabemos realmente decir por qué la historia de Broken se ha vuelto tan viral, por qué la de ella y no la de los otros tantos casos similares.

Por eso hacemos un llamamiento a toda esa gente que se ha volcado con Broken queriendo ayudar, queriendo adoptarla… Muchos animales como ella necesitan su ayuda, sea cual fuere su nombre, sea cual fuere la entidad de la que proceden.

Pero que el caso de Broken no sea un parche más al problema real: la ausencia de una educación basada en el respeto, la ausencia de una Ley de Protección Animal que les proteja. Exijamos a nuestros políticos medidas.”

Broken no es el primer caso de un animal maltratado a mano de unos niños y lamentablemente no será el último. El de esta gatita es uno más de los cientos maltratados por el ser humano, pero con ella se ha demostrado que los animales importan a mucha gente, que la mayoría rechaza el maltrato. Algo que debería hacer pensar a nuestros políticos, aquellos que prometen legislatura tras legislatura una Ley de Protección Animal que nunca llega.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *